Schneiderman Desarticula La Mas Grande Operación De Peleas De Gallos En La Historia Del Estado De NY

"Operación Gallos Bravos" abarcó tres condados, se traduce en 70 personas cuestionadas, nueve arrestos por delitos graves y alrededor de 3,000 aves rescatadas; la ASPCA asistió en la remoción y el refugio de los animales

Schneiderman: Las peleas de gallos son una forma brutal de crueldad animal que está vinculada a otros delitos y mi oficina seguirá trabajando para capturar y enjuiciar a los responsables

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy que su Unidad Contra el Crimen Organizado (OCTF) desarticuló la más grande operación de peleases de peleas de gallos en la historia de Nueva York y entre las más grandes en Estados Unidos. Llevada a cabo durante el fin de semana, esta es la primera investigación conocida en la que el delito de Prohibición de Peleas de Animales se hizo cumplir en tres condados diferentes de Nueva York de forma simultánea, -en Queens, Brooklyn y el condado de Ulster-. 70 personas fueron detenidas en un evento de peleas de gallos, se realizaron nueve arrestos por delitos graves, y al menos 1.600 aves fueron rescatadas, así como contrabando y parafernalia relacionada a peleas de gallos-, se incautaron en la amplia operación.

"Las peleas de gallos son una práctica cruel y abusiva que tortura a los animales, pone en peligro la salud y seguridad del público y facilita otros delitos", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Mi oficina, junto con nuestros aliados en las fuerzas de orden y entidades que luchan por el bienestar de los animales, estamos comprometidos a poner fin a este vicioso y sangriento deporte. Esta investigación - una de las más grandes en la historia de EE.UU. - ilustra la prevalencia de las peleas de gallos en Estados Unidos, su naturaleza brutal y el vínculo con otras actividades ilegales. Mi oficina seguirá trabajando para hacer rendir cuentas a estas personas, y poner fin a las peleas de gallos ilegales ".

La Unidad Contra el Crimen Organizado del Fiscal General fue asistida en la "Operación Angry Birds" por  la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad Contra los Animales (ASPCA), que ofreció su experiencia en la recopilación de pruebas, así como el rescate y el refugio de los animales confiscados, y la oficina del Sheriff del Condado de Ulster, que proporcionó la vigilancia aérea local y otro tipo de apoyo de investigación.

"Ningún animal debe ser forzado a luchar hasta la muerte para el entretenimiento humano y ganancias y estamos orgullosos de jugar un papel de liderazgo en la eliminación y el cuidado de estas aves víctimas, así como ofrecer asistencia jurídica especializada en este caso", dijo el presidente y  principal ejecutivo de ASPCA Mattthew Bershadker. "Esta investigación colaborativa, la intervención y el cumplimiento es un gran paso hacia nuestro objetivo común de acabar con las peleas de gallos en Estados Unidos".

La noche del sábado y la mañana del domingo, OCTF, con la asistencia de la Policía del Estado de Nueva York y la rama de Investigación del Departamento de Seguridad Nacional (HSI), se allanó el lugar donde se celebraba un evento de peleas de gallos en 74-26 Jamaica Avenue, en Queens. En el evento habían 70 personas, incluyendo los apostadores y espectadores, fueron detenidos. Seis de esas personas, que trajeron gallos y los pusieron a pelear, fueron acusados del delito grave de Prohibición de Peleas de Animales. En este allanamiento, la ASPCA tomó el control de 65 gallos de pelea. El anillo había estado operando eventos bimensuales allí desde mayo del pasado año, cuando la OCTF comenzó a monitorear las peleas de gallos en este lugar.

Al mismo tiempo, los investigadores de OCTF ejecutaron una orden de allanamiento en Pet NV, una tienda de animales y mascotas  propiedad de Jeremías Nieves, de 74 años,  ubicada en el 71 Central Avenue, en Brooklyn. Cincuenta aves de pelea fueron rescatadas de un sótano debajo de la tienda de animales. Nieves fue detenido y acusado de Prohibición de Peleas de Animales. Los gallos, que se encuentran en mal estado, se habían mantenido en el interior de jaulas metálicas individuales y exhibían todas las características físicas de haber sido criados, entrenados, y modificados para pelear.

El domingo por la mañana, los investigadores de OCTF, con la ayuda de la Oficina del Sheriff del Condado de Ulster, la Policía del Estado y  la policía local, allanaron una granja de 90 acres en el 230 Plattekill Ardonia Road, en Plattekill. La ASPCA recuperó alrededor 3,000 y pollos gallos allí. La finca fue registrada previamente como una granja comercial bajo el nombre de CMC Plattikil, Inc., pero se le había cancelado el registro desde 2010. La finca había funcionado durante años con el pretexto de ser una granja de aves de corral, y sus propietarios escondían cientos de jaulas improvisadas en el centro de la propiedad para evitar ser detectados por los vecinos y la policía. El capataz de la granja Manuel Cruz, de 60 años, y su ayudante Jesús Cruz, de 37 años, fueron arrestados.

Gallos y pollos se encontraron en condiciones deplorables. Los propietarios cobraban alquiler para alimentar y cuidar a los gallos que fueron criados y entrenados para pelear, para los amantes del sangriento deporte y los dueños de gallos de Nueva York, Long Island, Nueva Jersey, Pennsylvania, Connecticut, Massachusetts. Ellos enjaulaban, entrenaban y, a veces organizaban peleas de gallos allí. Durante años, los gallos criados y entrenados en esta granja eran transportados a eventos de peleas de gallos en el lugar allanado la noche anterior en el condado de Queens y para la tienda de animales de Brooklyn que fue allanada también.

Estos gallos fueron criados, entrenados, inyectados con sustancias dopantes, le colocaban garfios afilados en el lugar de sus espuelas naturales y fueron encerrados en una pequeño círculo para hacer apuestas. Investigaciones de Campo del ASPCA y el equipo de respuesta estaban a la mano para ayudar a remover los animales, e  identificar y documentar las pruebas forenses. El grupo estableció un refugio temporal en un lugar desconocido para albergar y cuidar los animales.

En estos eventos, los espectadores se les cobraba un derecho de admisión y la tarifa adicional para un asiento en el lugar secreto del sótano que albergaba las peleas por toda la noche. El alcohol se vendía sin un permiso, y las drogas se utilizaban abiertamente. Este anillo tenía personal de seguridad que revisaba a los asistentes, contra-vigilancia en el vecindario, cámaras de seguridad y un árbitro pagado. Los propietarios y los espectadores colocaban las apuestas sobre los resultados de las peleas con apuestas individuales que llegan a US $10.000. En estas jornadas, que comenzaban en la tarde y se prolongaban hasta altas horas de la madrugada, se ponían a docenas de gallos a pelear hasta la muerte.  

Las peleas de gallos es un delito en los 50 estados de Estados Unidos. En Nueva York, las peleas de gallos y la posesión de un gallo en un lugar las peleas de gallos son delitos graves y cada cargo conlleva una pena máxima de cuatro años en la cárcel y una multa máxima de $25.000. El pago para asistir a uno de estos eventos es un delito menor y conlleva una posible sentencia de hasta un año de cárcel y una multa de $1,000. Estas luchas pueden ser peligrosas para toda la comunidad, ya que a menudo están vinculadas a las armas, drogas, juegos de azar y otros crímenes, y animan a los participantes a participar en otros actos de crueldad hacia los animales y no tener en cuenta el sufrimiento del animal. Es preocupante que los niños están a menudo presentes en las peleas de gallos. Esto promueve la falta de sensibilidad hacia el sufrimiento de los animales y el entusiasmo por la violencia.

En mayo de 2013, el Fiscal General anunció su Iniciativa de Protección de los Animales, que incluye el objetivo de cerrar los anillos de peleas de animales en todo el estado. Los neoyorquinos que buscan dar información anónima sobre los posibles anillos de peleas de animales o de informar sobre el abuso de los animales deben llamar a 1-866-697-3444 y alertar a sus autoridades locales. Para obtener más información sobre la Iniciativa de Protección Animal del Fiscal General Schneiderman, visite www.ag.ny.gov/animals.

El Fiscal General Schneiderman dio las gracias a ASPCA, la Oficina del Sheriff del Condado de Ulster, la Policía del Estado de Nueva York y HSI.

Este caso fue investigado por el Investigador Superior de OCTF José Rojas bajo la supervisión del Jefe Adjunto Christopher Vasta, y el  Jefe Dominick Zarrella. El caso está siendo procesado por el Fiscal General Adjunto OCTF Diego Hernández, bajo la supervisión de la Fiscal General Adjunta de OCTF Peri Alyse Kadanoff y la Fiscal General Ejecutiva Adjunta para la Justicia Criminal Kelly Donovan.

sitemap Intergov foil PressOffice RegionalOffices SolicitorGeneral AppealsandOpinions ConvictionBureau CrimPros OCTF MFCU PublicIntegrityInvestigations TaxpayerProtection Antitrust ConsumerFrauds Internet InvestorProtectionRealEstateFinance CharitiesCivilRightsEnvironmentHealthCareLaborTobaccoCivilRecoveriesClaims Litigation RealPropertySOMB BudgetLegalRecruitmentHuman Resources Bureau