Schneiderman Desarticula Operacion De Trafico De Oxicodona Con Sede En Staten Island

Acusados participaron en una compleja trama durante cinco años para estafar a compañías de seguros de automóviles, al Medicaid y al Medicare para obtener ilegalmente narcóticos que requieren recetas

Mediante la práctica de ir a múltiples doctores y farmacias, la organización de Mancusi obtuvo y vendió ilegalmente más de 5,000 pastillas de Oxicodona en sólo un año

Schneiderman: Los traficantes de medicamentos que requieren recetas tendrán que rendir cuentas

 

NUEVA YORK– Desarticulando una operación de tráfico de medicamentos, el Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy el arresto de cinco personas, incluyendo a Michael A. Mancusi, un traficante de Staten Island que obtuvo y vendió ilegalmente miles de pastillas de medicamentos de prescripción, entre ellas la Oxicodona. Mancusi abastecía su operación de narcotráfico reclamando fraudulentamente lesiones graves y permanentes relacionadas con accidentes de vehículos de motor, y luego solicitaba beneficios de Seguro de Incapacidad del Seguro Social, Medicaid y Medicare para obtener ilegalmente medicamentos con receta, entre ellos la Oxicodona, Alprazolam (comúnmente conocido como Xanax) y los parches de Fentanyl. Junto con su novia, la co-acusada Shannon Daniell, y otros co-conspiradores, la Organización Mancusi a continuación vendía ilegalmente las drogas a través de la ciudad de Nueva York y Long Island.

"Hemos terminado con un peligroso esquema mediante el cual se traficaba medicamentos a expensas de los contribuyentes. La detención de este importante traficante de drogas y sus socios hará que nuestras calles sean más seguras, y envía un mensaje a los posibles delincuentes  de que tendrán que pensarlo dos veces antes de vender drogas en el estado de Nueva York", dijo el Fiscal General Schneiderman. "La epidemia de abuso de medicamentos recetados ha plagado nuestras comunidades por mucho tiempo, y estamos luchando agresivamente para acabar con esta crisis con todas las herramientas a nuestra disposición. Lucrarse ilegalmente con la adicción y el sufrimiento de los demás es un delito, y los acusados ​​tendrán que rendir cuentas".

De acuerdo al expediente por delito grave de la Fiscalía General, presentado en la Corte Criminal del Condado de Richmond a raíz de supuestos accidentes de tráfico el 6 de enero de 2007 y el 9 de enero 2007, Mancusi hizo reclamos para obtener beneficios al seguro de automóvil  de American International Group, Inc. e  inició una demanda contra la Autoridad Metropolitana de Transporte, reclamando fraudulentamente un daño grave y el dolor prolongado. Mancusi también  utilizó beneficios derivados de los seguros ‘no culpa’ por estos supuestos accidentes, mediante la práctica de  "doctor shopping" para encontrar proveedores de servicios médicos que prescriben Oxicodona y otras sustancias controladas. Mancusi usó entonces sus afirmaciones fraudulentas de lesiones graves y el dolor prolongado para obtener Medicaid y los beneficios por discapacidad del Seguro Social y, posteriormente, Medicare. Contrario a las afirmaciones de Mancusi de que estaba totalmente incapacitado, la operación de vigilancia de la oficina del Fiscal General capturó a Mancusi caminando sin un bastón, levantando una pesada caja fuerte, usandoun soplador de hojas y conduciendo automóvil.

A partir de entonces, el acusado Mancusi obtuvo diversas prescripciones de sustancias controladas, incluyendo Alprazolam Fentanilo y Oxicodona, financiado por el seguro de automóvil sin culpa, así como los beneficios de Medicaid y Medicare. Luego, el acusado Mancusi, junto con su novia, la acusada Shannon Daniell, y otros co-conspiradores ilegalmente distribuyeron estos medicamentos para obtener ganancias.

Entreagosto de 2011 y julio de 2012, Mancusi recibió por lo menos 27 recetas de Oxicodona, unnarcótico  Lista II, por cinco médicos diferentes y dos ayudantes del médico,  para un total de aproximadamente 5,890 tabletas de Oxicodona. Durante este mismo período de tiempo, el acusado Mancusi también obtuvo 13 recetas de Alprazolam (Xanax), una sustancia controlada Lista IV, por un total de aproximadamente 1,170 tabletas, así como 12 recetas para parches transdérmicos de Fentanilo, un narcótico Lista II, para un total de aproximadamente 205 parches. La Oxicodona es un analgésico potente opiáceo sintético, un tipo de medicamento que también incluye a la morfina y la heroína. El Fentanilo es un potente analgésico opiáceo sintético similar pero más potente que la morfina. Ambos medicamentos se utilizan normalmente para tratar a pacientes con dolor severo, o para controlar el dolor después de una cirugía. El Alprazolam es un depresivo de larga duración perteneciente a la familia de las Benzodiazepinas y se suele utilizar terapéuticamente para producir sedación, inducir el sueño, aliviar la ansiedad y los espasmos musculares, y para prevenir las convulsiones. Los tres medicamentos prescritos generalmente se desviaron para su uso ilícito y ventas callejeras.

Además de participarla práctica de “doctor shopping” , Mancusi  también practicó “pharmacy shopping”,  llevando sus recetas a cuatro diferentes farmacias en Staten Island y una farmacia en Manhattan. Después de obtener las recetas, los acusados ​​Mancusiy Daniell luegoven dieron los narcóticos a compradores y distribuidores en Staten Island, Brooklyn, Queens y Long Island. Los acusados ​​vendieron Xanaxpor aproximadamente $5 por la píldora, la Oxicodona entre $7 a $ 19 por píldora, y el Fentanilo por aproximadamente $30 por parche, con ventas por un total de aproximadamente $84,000 dólares de agosto 2011-julio 2012. Según el expediente por delito grave,  el negocio de trafico de drogas recetadas de la organización ilegal de Mancusi era tan lucrativo que, en julio de 2012, los acusados ​​obtuvieronun contador automático de dinero en efectivo capaz de contar 1,200 billetes por minuto.

En redadas ordenadas por los tribunales y ejecutadas por  investigadores de laFiscalía General del Estado, se recuperó docenas de medicamentos que ameritan recetas en la residencia de Mancusi-Daniell, entre ellos el Fentanil, Oxicodona y Alprazolam. El peso total de los estupefacientes recuperados en la residencia Mancusi-Daniell superaba las ocho onzas. En otra orden de allanamiento ejecutada en el sótano en el mismo lugar, los investigadores recuperaron  paquetes de dinero en efectivo y joyas en el interior de una gran caja fuerte.

En el expediente concargos de felonía acusa a Mancusi de operar como Gran Traficante (un delito graveclase A-I), Posesión Criminal de una Sustancia Controlada en primer grado (un delito mayor de clase A-I), Posesión Criminal de una Sustancia Controlada en segundo grado (undelito grave clase A-II), Venta Criminal de una Sustancia Controlada en segundo grado (un delito grave clase B), Intento de Venta Criminal de una Sustancia Controlada en segundo grado (un delito mayor clase C), Fraude de Seguros en segundo grado (un delito grave clase C), Robo en Gran Cuantía en segundo grado (un delito grave clase C), Robo en Gran Cuantía en tercer grado (un delito mayor clase D); Esquema para Defraudar en Primer Grado (un delito grave clase E), Conspiración en el cuarto grado (una delito grave clase E), y la Desviación Delictiva de  Medicamentos Recetados y sus Recetas en el cuarto grado (un delito menor clase A), entre otros delitos. La co-demandada Shannon Daniell está acusada de Posesión Criminal de una Sustancia Controlada en primer grado (un delito grave clase A-I), Posesión Criminal de una Sustancia Controlada en segundo grado (un delito grave clase A-II), Venta Criminal de una Sustancia Controlada en Segundo Grado (un delito grave clase B), Intento de Venta Criminal de una Sustancia Controlada en segundo grado (un delito grave clase C), Conspiración en el cuarto grado (un delito mayor clase E), y la Desviación Delictiva de Medicamentos Recetados  en cuarto grado (un delito menor Clase A).

En expediente separado por delito grave, también presentado en la Corte Criminal del condado de Richmond, otras tres personas fueron acusadas​​. La madre la acusada Daniell, la nombrada Nancy Rivera-Daniell, está acusada de Intento de Venta Criminal de una Sustancia Controlada en quinto grado (un delito mayor clase E), Conspiración en el Quinto Grado (un delito menor clase A) e Intento de Desviación Delictiva de Medicamentos Recetados en Cuarto Grado (un delito menor clase B). Ryan Leuchau está acusado de Posesión Criminal de una Sustancia Controlada en segundo grado (un delito mayor clase B), Intento de Posesión Criminal de una Sustancia Controlada en tercer grado (un delito mayor de clase C) y Conspiración en el cuarto grado (un delito clase E ), entre otros cargos. Alixandra Bujka está acusada de posesión criminal de una sustancia controlada en el séptimo grado (un delito menor Clase A) y Conspiración en el Quinto Grado (un delito menor Clase A).

Si son declarados culpables, los acusados ​​Mancusiy Daniell enfrentan una sentencia máxima de 20 años de prisión. El acusado Leuchau enfrenta una sentencia máxima de 9 años de prisión, y la acusada Rivera-Daniell se enfrenta a una pena máxima de 1 1/2 años de prisión.

La acción de hoy en díasigue a un esfuerzo exitoso del Fiscal General Schneiderman para revisar el sistema de monitoreo de recetas en el Estado con el fin de prevenir los casos “doctor shopping”  y “pharmacy shopping” como éste. En junio, la legislatura estatal aprobó por unanimidad la Ley Sistema de Internet para el Rastreo de Prescripción Excesiva, conocida como I-STOP. Introducido por el Fiscal General Schneiderman en  junio del 2011,  I-STOP exige a los médicos revisar el historial de recetas de medicamentos de un paciente y actualizarlo en tiempo real al escribir recetas para determinadas sustancias controladas. Si  un sistema de este tipo hubiese estado en vigor en el momento que Mancusi cometió sus crímenes, las autoridades podrían haber detectado a su esquema rápidamente.

Estos arrestos sonla culminación de una investigación de largo plazo llevada a cabo conjuntamente por la Unidad de Fraude de Seguros de Automóviles de la Fiscalía General (AIFU) y la Unidad de Control y Fraude al Medicaid (MFCU), incluyendo escuchas telefónicas ordenadas por la corte en los teléfonos utilizados por Mancusi  y Daniell .

El Fiscal Generalagradeció a los aliados de las fuerzas del orden por su valiosa ayuda en este caso: el Departamento de Salud del Estado de Nueva York; la Oficina de Fiscalización de Estupefacientes; la Oficina del Inspector General de Medicaid; la Administración del Seguro Social de Estados Unidos; el Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York (DFS ); la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Richmond y el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York. El Fiscal General también agradeció a la Administración de Recursos Humanos de la ciudad de Nueva York , el Departamento de Servicios Sociales, Autoridad Metropolitana de Transporte de la ciudad de Nueva York y American International Group, Inc.

El Fiscal del Distrito de Staten Island,Daniel Donovan, dijo: "A través de su plan criminal, este acusado y sus colaboradores victimizaron  tanto en las comunidades en las que distribuía las drogas, y a los contribuyentes de todo el estado, que sin darse cuenta estaban financiando su operación ilegal. La letanía de acusaciones que Fiscal General Schneiderman ha formulado en su contra es un indicio de la gravedad de sus crímenes, y mi oficina seguirá ayudando en este esfuerzo para proteger al público".

Elcaso está siendo procesado en forma conjunta por  la Unidad de Fraude de Seguros de Automóviles de la Fiscalía General (AIFU) y la Unidad de Control y Fraude al Medicaid (MFCU), Fiscal General Asistente Milton Yu y Chin Ho-Cheng, de AIFU,  bajo la supervisión de la Vice Jefe del Buró de Asuntos Criminales Stephanie Swenton y la Jefa de la Oficina Gail Heatherly están a cargo del caso, junto con la Fiscal General Auxiliar de MFCU Crystal Barrow, el Director Regional Adjunto Christopher Shaw, bajo la supervisión del Jefe de Investigaciones Kelly Donovan y la Vice Fiscal General Especial Mónica Hickey-Martin, todos bajo la supervisión de la Fiscal General Ejecutiva Adjunta de Justicia Criminal, Nancy Hoppock. El caso fue investigado por el investigador de AIFU Michael Houlihan y los analistas de AIFU Lori Alden  y Paul Strocko, bajo la supervisión del Jefe Adjunto de AIFU Leonard D'Alessandro, y los investigadores especiales de MFCU Albert Maiorano y James Serra y el Auditor Especial Investigador  Kashmir Singh,bajo la supervisión la encargada Regional Auditora de la ciudad de Nueva York Thomasina Piccolo-Smith y el Jefe de MFCU Vito Spano, todos bajo el subjefe y el jefe John Reidy y Dominick Zarella de la Oficina de Investigaciones.

Loscargos contra los acusados ​​son meras acusacionesy los acusados ​​se presumeninocentes hasta que se demuestre su culpabilidad.

Groups audience: 
sitemap Intergov foil PressOffice RegionalOffices SolicitorGeneral AppealsandOpinions ConvictionBureau CrimPros OCTF MFCU PublicIntegrityInvestigations TaxpayerProtection Antitrust ConsumerFrauds Internet InvestorProtectionRealEstateFinance CharitiesCivilRightsEnvironmentHealthCareLaborTobaccoCivilRecoveriesClaims Litigation RealPropertySOMB Budget LegalRecruitment Human Resources Bureau home oaghome contact private policy disclaimer