Fiscal General Schenderman Y Comisionado De Policia Kelly Anuncian Desmantalamiento De Banda Internacional De Robo De Autos

"Operación Car Wars" desmantela red criminal que incluye empleados de concesionario Toyota
Banda tomada pedidos del Mercado Negro y usaba base de datos de concesionario para robarse cientos de vehículos por valor de más de $10 millones
Schneiderman: La lección es clara, independientemente de su alcance, las operaciones criminales serán llevadas a la justicia

 

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman y el comisionado de Policía de la ciudad de Nueva york, Raymond W. Kelly, anunciaron hoy el desmantelamiento de una amplia red de  robo y reventa de automóviles que presuntamente se ha robado cientos de automóviles por valor de más de $10 millones de dólares.

En una serie de redadas durante la noche y temprano en la mañana, 19 personas fueron detenidas por su participación en la red criminal; 16 acusados de empresa criminal, un delito mayor clase B que lleva una pena de prisión obligatoria. El desmantelamiento  fue el último paso en la Operación “Guerras de Autos”, la investigación conjunta entre la Oficina del Fiscal General y la el Departamento de Policías de la ciudad de Nueva York.

"Gracias a la diligente labor de la Fiscalía General y el NYPD, hemos logrado desmantelar una red criminal sofisticada", dijo el Fiscal General Schneiderman. Esta investigación conjunta proveyó a nuestras agencias del orden con los recursos adicionales y personal necesario para acabar con esta banda y someter a la justicia a todos sus miembros. La lección es clara, independientemente de su alcance, las operaciones criminales serán llevadas a la justicia”.

"Esta red de robo de autos estaba haciendo un negocio de venta rápida robando vehículos de lujo. Esto fue así, hasta que nuestra División de Delito de Auto intervino", dijo el comisionado de Policía Raymond W. Kelly. "Quiero felicitar a los detectives que trabajaron en este caso, a la Unidad Contra el Crimen Organizado de la Fiscalía General y el Departamento de Seguridad Nacional por sus esfuerzos en acabar con esta banda. Gracias a esfuerzos como este el crimen relacionado con automóviles en Nueva York se ha reducido más del 65% en la última década".

James T. Hayes Jr., agente especial a cargo de Investigaciones de del Departamento de Seguridad en Nueva York, dijo: "Nuestros esfuerzos combinados poner fin a una organización criminal responsable por el robo de aproximadamente 280 automóviles del área metropolitana. La seguridad portuaria es una prioridad para HSI, y estamos preparados para seguir utilizando la Unidad de Seguridad Fronteriza (BEST) para detectar, desarticular y desmantelar las organizaciones criminales que intentar pasar mercancías ilícitas y el contrabando a través de nuestros puertos".

Robert E. Pérez, Director de Operaciones de Campo, de Aduanas y Protección Fronteriza, la Oficina de Campo de Nueva York, dijo: "Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) se ha comprometido a proteger a los ciudadanos del área metropolitana de Nueva York y el público estadounidense de cualquier actividad ilícita, independientemente del método. Los oficiales de CBP están equipados con la mejor tecnología y la inteligencia aplicable, que es una fuerza multiplicadora combinada con la experiencia y conocimientos combinados de los oficiales. Las alianzas forjadas entre la CBP y otras agencias del orden público en el área de Nueva York nos ha permitido enfocar nuestros recursos y eficazmente descubrir la actividad delictiva antes de que afecte negativamente a nuestras
comunidades. "

La investigación utilizo grabaciones telefónicas  y otros métodos de vigilancia para establecer cómo funcionaba la red de robo de autos. Según la acusación, la tripulación se basó en una cadena de mando altamente desarrollada que incluye un jefe, un perpetrador del robo (“steal man”), e individuos que producen documentos ilegales, así como dos empleados del concesionario Toyota que proporcionaban la información crítica para la fabricación de llaves falsificadas.

El jefe tomaba los pedidos de compras en el mercado negro y enviaba al “robador” a ubicar los autos de marca Toyota y Lexus. El ladrón obtenía la numeración del vehículo (VIN) que luego eran utilizados para la fabricación de llaves falsificadas para que los vehículos pudieran ser conducidos fuera del lugar. Los autos eran despojados de su identificación, proveídos de nueva documentación y revendidos.

En el expediente acusatorio se nombra a las siguientes personas y sus responsabilidades:

William Cruz ("Cruz") fue el jefe de la operación que tomaba las órdenes del mercado negro y enviaba al equipo de ladrones a ubicar los  vehículos que obedecían a la descripción  y para llevar a cabo los robos.

Michel Torres ("Torres") fue lugarteniente de Cruz, quien facilitaba todas las fases de la operación, y asumió el liderazgo cuando Cruz no pudo hacerlo.

Henry Morel ("Charlie") y Nathaniel Ureña ("Nathaniel") eran los "hombres del papeleo" que le proporcionaban documentos falsos, incluidos los certificados de propiedad, registros, la falsificación de VIN y pegatinas de VIN. Estos documentos ocultaban el estatus de robado del vehículo,  en caso de que alguna vez fuera detenido por la policía, y mantenían el valor óptimo del vehículo para la reventa.

Dennis Avilés (Avilés) que trabaja en Plaza Acura, obtuvo los códigos de las llaves de Lexus y Toyota a través de sus hermanos Joseph Avilés ("Joey") y Eduardo Aviles ("Eddie"), que trabajan en la sede en la Plaza Toyota, en Brooklyn. Una vez que se les proporcionaban números de VIN de los autos, buscaban en la base de datos de  Toyota / Lexus base para encontrar los códigos correspondientes de las lleves, los que utilizaban para falsificar las llaves de los autos.

Vicente Abreu ("Big Daddy"), propietario de la Ferretería Big Daddy  y José Miguel Mejía-Rodríguez ("José Miguel") utilizaban los códigos obtenidos de forma fraudulenta para la fabricación (falsificación) de las llaves para los ladrones pudieran entrar y llevarse los vehículos robados, sin dañar las puertas ni las columnas del volante.

Adán Jiménez ("Flaco"), John Acosta ("Johnny"), Edwin Mercado ("Alex"), Félix Céspedes ("Canela"), Aurelio De Los Santos ("Pepe"), Jesús González ("Joshua") y Francisco Rodríguez ("Cisco") actuaban como los perpetradores. Ellos fueron los responsables de llevar a cabo los robos físicos, entrando en los vehículos pre-seleccionados y conduciéndolos al lugar predeterminado, determinadas calles o varios estacionamientos  de Brooklyn y Queens, para determinar si los coches tenían “LoJack” o cualquier otro dispositivo de rastreo. Los ladrones también reportaban los números VIN a la tripulación para la fabricación de llaves falsificadas, así como de quitarle a los vehículos robados sus verdaderas identificaciones incluyendo registro,  y las chapas de identificación VIN, y la sustitución de los originales con calcomanías y placas VIN y registración.

Además de la reventa de los vehículos robados en Nueva Jersey, Illinois, Pensilvania y otras partes de Estados Unidos, William Cruz también acordó con un comprador para facilitar la venta internacional de seis vehículos en el mercado negro. Tres de esos vehículos se dirigían a Yemen y los otros tres a Afganistán, cuando sus barcos tuvieron que dar vuelta y se confiscaron los vehículos robados. Aunque los compradores finales no han sido identificados, el comprador que ayudaba en el tráfico del vehículo robado ha sido acusado.

Cada uno de los 16 individuos mencionados anteriormente ha sido acusado de empresa criminal por el robo de 42 vehículos con valor de $ 1.6 millones, que han sido localizados. Hay evidencias que  establecen el robo de 291 vehículos valorados en más de $10 millones. La corrupción Empresarial es un delito grave de clase B que viola la Ley Penal Sección 460.20 (1) (a), y lleva a la pena de prisión obligatoria de 8 1/ 3 a 25 años y 12 1/2 a 25 año.

Cinco personas más fueron detenidas y acusados ​​de robo: Anne Acosta, Edward Gómez, Edward Terrero, José Pérez y Tayyab Mukhta. Debido a sus funciones mínimas, no estuvieron implicados en los cargos de empresa criminal.

La investigación fue realizada por el detective Guido Triviño de la División de Crimen Autos de la policía de Nueva York, bajo la supervisión del teniente Christopher Willis y la supervisión general del Subinspector Joseph Kenney y el Jefe de la unidad de Control de Crimen Organizado Anthony Izzo. El caso está siendo procesado por la Asistente Vice Fiscales Dana A. Roth y Michael Bongiorno, bajo la supervisión de la Fiscal General Adjunta Peri Alyse Kadanoff.

El Fiscal General Schneiderman agradeció a las agencias por su colaboración, y también resaltó la asistencia del Departamento de Seguridad Nacional y el Buro Nacional contra Crímenes de Seguros.

Además, el trabajo de la Aduana y Protección Fronteriza de EE.UU. fue reconocido también: Robert E. Pérez, Director de Campo, de la Oficina de Nueva York,  Adele Fasano, Directora del Puerto, Puerto de Nueva York / Newark, y miembros del Equipo de la Aduana y Equipo de Protección Fronteriza de y Cumplimiento de la ley de salida: John Lava, Director de Puerto Adjunto, del Puerto de Nueva York / Newark, de Supervisión de la Aduana y Protección Fronteriza Keith Wagner, Oficial de Control Aduanas y Protección Fronteriza Allan Filipe, Oficial de Control y Protección de Aduanas y Fronteras  Daniel Donnellan Daniel, y Oficial de  Aduanas y Protección Fronteriza , James Askin.

Los cargos son meras acusaciones y los acusados ​​son considerados inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad.

sitemap Intergov foil PressOffice RegionalOffices SolicitorGeneral AppealsandOpinions ConvictionBureau CrimPros OCTF MFCU PublicIntegrityInvestigations TaxpayerProtection Antitrust ConsumerFrauds Internet InvestorProtectionRealEstateFinance CharitiesCivilRightsEnvironmentHealthCareLaborTobaccoCivilRecoveriesClaims Litigation RealPropertySOMB BudgetLegalRecruitmentHuman Resources Bureau